EL TURISMO DE CAZA. UNA FORMA DE VIAJAR.

Con el artículo de hoy vamos a dar a conocer el turismo de caza, su importancia y cómo ha evolucionado en nuestro país año tras año.

¿Quieres saber todo esto? Continúa leyendo.

El turismo de caza se da cada vez más en todo el ámbito nacional y también internacional. Este tipo de turismo es una actividad donde la persona se traslada a cualquier parte del mundo con un único propósito: cazar. Podríamos decir que este tipo de caza, junto con la caza deportiva en general, contribuyen positivamente a la conservación de las especies.

¿Sabías que a este tipo de turismo también se le puede llamar turismo cinegético?

Principalmente, este tipo de turismo permite que el cazador deportivo visite diferentes lugares del mundo donde se permite este tipo de caza.

El turismo de caza empieza a darse en el siglo XIX en África y Asia donde los cazadores recorrían territorios en busca de animales que cazar y donde buscaban nuevas aventuras para luego contarlas siempre que volvían a casa. Al volver a casa, siempre llegaban con un trofeo de los animales que cazaban, como colmillos o cornamentas. Esto hizo que el turismo de caza fuera ganando participantes año tras año.

El interés por los cazadores para conseguir un trofeo mayor se fue incrementando con el paso de los años, hasta el paso de que se empezó a entender este tipo de caza como una caza deportiva.

Curiosidad: la caza deportiva empezó con el fin de ver quién conseguía el trofeo más grande. Por ello, a partir de 1892 fueron cuando surgieron los primeros sistemas de medición de trofeos. Algunos de los más importantes fueron: el Roland Ward (1892) y el Boone and Crockett (1895).

¡No os perdáis de vista nuestros próximos artículos porque hablaremos de estos sistemas más adelante!

 

Pero… ¿Cuándo empieza a darse la caza cinegética en España?

Este tipo de actividad comienza en nuestro país en el primer tercio del siglo XX, años después de los pioneros como África y Asia. Sabemos que ellos fueron los primeros ya que existe una gran cantidad de documentación sobre los viajes que realizaban.

Y, además, la Administración Turística Española, publica en 1973 los requisitos necesarios que deben cumplir aquellas personas que quieran venir a cazar a España. El turismo de caza empezaba a ser una evidencia a nivel internacional, por tanto, había que empezar a dar una serie de normas y actuaciones para que limitar la caza y dar a conocer aquello que se podía cazar y aquello que no se podía.

Por ello, la caza cinegética empieza a ser un reclamo de turismo en todas las partes del mundo. A partir de este momento, España se convierte en uno de los principales países que más personas atrae del mundo, siempre al lado de África.

Curiosidad: la primera empresa dedicada al turismo cinegético en España aparece en 1977 y está dedicada a atraer turismo de caza a nuestro país.

Pero… ¿El aumento de caza ha dado pie a que cada vez haya más turismo de caza y más cazadores en nuestro país?

La respuesta es SÍ.

Y nuestros lectores se preguntarán… ¿Cómo pueden saber que hay más turismo de caza en nuestro país?

La respuesta es fácil. Este tipo de caza debe ir siempre acompañada de una licencia, que es un documento personal e intransferible, que da autorización a una persona para practicar este deporte en un territorio determinado.

A continuación, os mostramos como es la licencia de caza de Extremadura:

 

Hay distintos tipos de licencia que abarcan desde los medios de captura hasta las modalidades de caza y también hasta las especies de caza que se quieren abatir. A continuación, te mostramos algunos tipos de licencias:

  • Licencias según medios de captura:
    • Armas de fuego.
    • Arco.
    • Cetrería.
  • Licencias según la modalidad de caza:
    • Monterías.
    • Ojeos.
    • Rececho.
  • Licencias según la especie de caza que se quiera abatir:
    • Caza menor.
    • Caza mayor.
    • Especies singulares.

Atención: este tipo de licencias facilitan el turismo de caza y obligan a que este deporte se realice de la manera más responsable.

 

Gracias al número de licencias que se han dado en nuestro país sabemos que el incremento de este deporte ha ido en aumento desde principios del siglo XX. Por ejemplo, en la década de los 40 hay aproximadamente 139.000 licencias, en la década de los 70 hay alrededor de 900.000 licencias, mientras que a principios de los 2000 nos encontramos con un gran número de licencias llegando casi a 1.070.000.

 

Y para terminar… ¿sabes qué especies se pueden cazar con el turismo de caza en nuestro país?

Dentro de la caza mayor destacamos:

  • Jabalí.
  • Ciervo.
  • Gamo.
  • Corzo.
  • Muflón.
  • Rebeco.

Especies cinegéticas de caza menor:

  • Perdiz. 
  • Conejo.
  • Zorro.
  • Paloma.
  • Zorzal.
  • Codorniz.
  • Cerceta.
  • Porrón.
  • Faisán.

El turismo de caza tiene ha ido evolucionando a lo largo de los años y a día de hoy es bueno que este tipo de actividad siga funcionando. No hay que olvidar que la caza favorece la conservación de la fauna y de los hábitats.

¡Caza y conservación deben caminar siempre en el mismo sentido!

Por ello hay que favorecer a la elaboración de criterios y principios que hagan del deporte de la caza un turismo más sostenible.

¿Te animas a realizar el turismo de caza?