LA ELECCIÓN DEL PERRO DE CAZA (II)

En este artículo trataremos de dar continuidad al primero (La elección del perro de caza I) en el cuál dimos a conocer las diferentes y principales razas de perros de caza en nuestro país además de realizar una correcta valoración previa a tener un perro.

Antes de seleccionar un cachorro de caza, y sabiendo que buscamos auténticos perros de caza, para cazar, deberíamos de informarnos sobre los padres, tanto padre como madre, tenderemos en cuenta a criadores de siempre de la zona y de la raza que tengamos ya seleccionada. ¿Por qué de la zona? Al final varias generaciones de perros cazando en las mismas zonas, adquieren particularidades especiales, no es lo mismo que estén acostumbrados a climas fríos donde generan quizás más pelaje a que los perros estén habituados a zonas más sureñas donde el calor es muy superior.

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

También es preferible que tengamos en cuenta la fecha exacta en la que estará nuestro perro con nosotros ya que sería perfecto que este con nosotros previamente para que con la edad de unos 6-7 meses salga al monte cuando empiece la temporada.

Una vez seleccionado el criador, tocará dar paso a la elección del cachorro. El primer y mejor método y más acertado es el “Test de Campbell”, el cual se realizará en un espacio amplio, sin distracciones. También es preferible que intentemos observar a la camada, como actúa cada individuo ante ruidos golpes, si son sociables etc...

Un perro será mejor o peor cazador dependiendo siempre del tiempo que les dediquemos.

El método conocido como “Test de Campbell”, integrado por una serie de pruebas que son aplicables a cualquier perro. Creado por el psicólogo norteamericano William Campbell, especialista en el estudio del comportamiento canino, es una de las herramientas más utilizadas por los expertos a la hora de seleccionar un cachorro.

Para la realización de estas pruebas seguiremos las siguientes pautas:

  1. Es preferible que nuestro futuro cachorro cuente con una edad aproximada de unas seis o siete semanas.
  2. El lugar donde se realice el test debe ser totalmente tranquilo, sin ningún tipo de ruidos que puedan distraer la atención del cachorro
  3. Algo muy importante y más que aconsejable es que solamente una persona realice las pruebas al cachorro de manera individual y totalmente aislada.
  4. Este tipo de pruebas deben llevarse a cabo sin ninguna preparación por parte del cachorro y en lugares totalmente neutrales, nunca en sitios familiares que puedan propiciar comportamientos viciados del cachorro.

Los principales ejercicios por realizar de la prueba son los siguientes:

¡Para todos estos ejercicios siempre buscaremos un resultado o una actitud intermedia entre los extremos!

 

UNA ACTITUD O PREDISPOSICIÓN A SEGUIRNOS.

Lo realizaremos: dejando al cachorro en el suelo y alejándonos de él. Además, intentaremos dar vueltas a su alrededor para llamar su atención y que nos siga.

 

Aquí veremos si el cachorro nos sigue, nos adelanta, se mantiene detrás, o es independiente y va a su bola. Dependiendo de su actitud significará que si se queda quieto o se aleja podría ser demasiado independiente. Por el contrario, si nos sigue demasiado el cachorro podría tener demasiada dependencia.

 

RESPUESTA A LA LLAMADA O SOCIABILIZACIÓN.

Lo realizaremos: colocando al cachorro en el suelo, alejándonos y llamándolo mediante palmadas.

Varios resultados, por un lado, si el cachorro acude inmediatamente, sin dudarlo tendremos menos problemas en su adiestramiento. Por el contrario, si no acude, o le cuesta mucho, estamos ante un perro más independiente y más costoso de adiestrar.

 

DOMINIO

Lo realizaremos:  levantando a perro del pecho durante uno 20 segundos más o menos.

Si gruñe, se mueve intentando huir o muerde podemos estar ante un perro con un carácter fuerte o dominante. Si por el contrario se adormece, se calma o nos da signos de cariño nos encontramos ante un perro equilibrado.

 

DOMINIO SOCIAL O PRESIÓN

Lo realizaremos: lo sujetamos boca abajo o boca arriba contra el suelo durante veinte segundos.

Si gruñe, ladra, nos intenta arañar o se retuerce estamos ante un perro dominante y más difícil de adiestrar. Si se mueve, pero enseguida se queda quieto o nos intenta chupar nos encontramos ante un perro relativamente equilibrado.

 

REACCIÓN A OBJETOS EXTRAÑOS

Valorar su reacción si por ejemplo haces un movimiento con algo rápido o si abrimos de repente un paraguas veremos cómo actúa, si se asusta, tarda mucho tiempo en recuperarse, se esconde, va enseguida a investigar que es, ladra etc..

 

EL FAMOSO TEST DE LA MARIPOSA

Nos dará a conocer el grado de muestra con que cuentan nuestros cachorros, algo genético. Lo realizaremos en contadas ocasiones, ya que simplemente es para ver si posee esta característica innata de muestra.


Pointer Valdeorras: Consejos para iniciar a nuestro compañero de caza (  Cachorro ).

Lo realizaremos: Utilizando una vara, colocando en su extremo una cuerda y en su punta colocaremos una plumas o alas de perdiz.

Sacaremos al cachorro y en el suelo delante del extremo de la cuerda con las plumas.

Debemos de saber que no deberá cogerlas nunca, pues atrapar las plumas podría perjudicarle a la hora de realizar la muestra. Para ello, moveremos las plumas de lado a lado hasta que el cachorro se pare y haga la muestra.

Si hace rápidamente la muestra, tiene en su genética la muestra innata, si por el contario le cuesta mucho realizarla, nos costará mucho más enseñarle a mostrar o parar las piezas.

 

REACCIÓN AL RUIDO

Algo muy básico pero muy importante, aquí valoraremos si haciendo de repente un ruido fuerte, se asusta, huye, va hacia el ruido, no le presta atención, se esconde y no quiere salir. 

Si se asusta mucho, puede ser un perro muy asustadizo con los ruidos y por tanto con miedo a los tiros si no se le acostumbra y entrena para evitarlo. (Cuesta mucho evitar el miedo).

 

INSITINTO PARA EL COBRO DE PIEZAS

Con esta prueba nos adelantaremos a posibles problemas con el cobro, intentando resolverlos con antelación. En el test utilizaremos cobro con pelotas, trapos u otro tipo de aport. Nuestro objetivo debe ser motivar al cachorro para que muestre todo su interés.

Si se lo tiramos y no hace ni caso tendremos que trabajar el cobro mucho más en el futuro. Si por el contrario va en su busca y lo coge nada más tirarlo su instinto de cobro es bueno.


Oilagorra: Los perros de caza para la becada.

Concluido el test, valoraremos todas las pruebas junto a todas sus respuestas y resultados. Los resultados pueden ser muy variables, por tanto, siempre buscaremos un resultado o una actitud intermedia.

Cada perro es completamente diferente y por ello siempre elegiremos un cachorro con un carácter equilibrado, ni muy agresivo ni muy tranquilo o sumiso, que nos obedezca y que sea cercano y cariñoso con nosotros.

Por lo general la mayoría de los comportamientos o actitudes pueden en parte modificarse, pero muchas actitudes en cuanto a su carácter no podrán ser modificadas.

Es vital y muy importante ser estrictos con la preselección de nuestro futuro compañero ya que estará con nosotros durante mucho tiempo y ser conscientes de que todas sus cualidades o defectos harán de nuestras jornadas juntos sean más o menos satisfactorias.

Esperamos y deseamos que todas estas pautas os sirvan como referencia ante futuras elecciones.

¡Nuestro perro es mucho más que un simple compañero, será uno más de nuestra familia!¡Buena caza!

Alejandro López