LA MIGRACIÓN DE LA PALOMA TORCAZ (I)

En el anterior artículo ya hemos hablado de todas las características de la paloma torcaz, en cambio hoy queremos centrarnos en quizás su característica más importante: la migración.

Sin duda la paloma torcaz es la paloma más grande de Europa, es mucho más grande y robusta que otras palomas y esto también se debe a que es una gran migradora.

Con el cambio climático cada vez es más habitual ver a lo largo del año numeroso bandos de palomas torcaces en nuestro territorio pero de forma general solo están presentes solo durante la temporada de cría. En Francia, podemos observar individuos reproductores, migratorios e invernantes. Esta especie es muy común en todo el territorio nacional. Se encuentra en campo abierto de todo tipo, siempre que esté salpicado de algunos árboles. Pero también en bosques claros, bordes de bosques mixtos, parques y jardines arbolados públicos, cerca de cultivos y campos para la comida. Por lo tanto, se encuentra en todas partes en Europa, en las zonas rurales, pero también en los suburbios y en el corazón de las ciudades.

En primer lugar hay que comentar que las grandes migraciones de las torcaces vienen debido a su reproducción. El área de reproducción de esta paloma se extiende desde los países marítimos y mediterráneos del viejo continente hasta las estribaciones occidentales del Himalaya, en latitudes entre 30 ° y 65 ° N. La anidación se lleva a cabo desde el nivel del mar hasta 3000m en la parte más asiática de la gama.

La temporada de cría varía según las localidades y los tipos de hábitats. Por ejemplo, el anidamiento de las palomas mensajeras urbanas comienza ya a fines de febrero, mientras que el de las palomas rurales no se observa antes de mediados de marzo, e incluso a mediados de abril. En general, las aves de las regiones sur y oeste se reproducen antes que otras porque los factores climáticos son más favorables y los recursos alimenticios están más disponibles. En Francia, las primeras palomas torcaces solo se reproducen a finales de marzo o principios de abril.

Estas son las principales características de la crianza de la paloma torcaz:

- Número de crías: dos o tres crías, dependiendo de la cantidad de alimento disponible

- Cantidad de huevos: 2 huevos blancos

- Incubación: 17 días (2 sexos)

- Nido: La paloma torcaz anida en hileras de árboles de todas las especies, en nidos de cuervos abandonados y nidos de ardillas, a veces en el suelo o en los bordes de edificios urbanos. El nido rudimentario se compone de algunas ramas que dejan adivinar los huevos

- Tipo de nidal: no use cajas nido

- Vuelo: de 20 a 35 días

- Emancipación: alrededor de 42 días

- Emancipación: alrededor de 42 días con una tasa de supervivencia del 64%

Las parejas son fieles durante la misma temporada de cría y pueden permanecer unidas, en algunos casos, durante varios años consecutivos.

Tras saber esto, base y motivo fundamental de sus movimientos, nos centramos en la migración, la especie es migratoria parcial (migrante diurno). Las aves de las regiones templadas y meridionales de Europa no emprenden la migración, mientras que las aves de las regiones del norte y del continente migran para pasar la “mala estación” en la costa atlántica de Europa, en la Península Ibérica, orillas del Mediterráneo Norte, Turquía y Medio Oriente.

Respondemos a las preguntas mas importantes de la migración:

¿Qué es la migración?

La migración de las aves, especialmente la otoñal o post-nupcial, es uno de los fenómenos más espectaculares que pueden verse en la naturaleza. En ciertas épocas del año, día y noche, el cielo se llena, a menudo invisible para el ojo humano, por una multitud de aves. La migración es un fenómeno instintivo, donde se producen unos mecanismos neurofisiológicos adquiridos por un largo proceso de selección natural, que se transmiten hereditariamente.

En su periplo con dirección sur-suroeste, las migratorias encuentran en el cuadrante suroccidental peninsular (dehesas de encinas y alcornoques) un lugar propicio para pasar el período invernal.

La orientación de las torcaces en migración

Se basa en diversos sensores: el sol, que involucra hacer compensaciones en el cambio de su posición basadas en el tiempo, la detección de campos magnéticos, a través de un órgano en el sistema nervioso similar a la aguja de la brújula, puntos de referencia y pistas olfatorias, habilidad cognitiva para reconocer hábitats y formar mapas mentales o según algunas teorías por la capacidad de detectar la radiación térmica y otras teorías que nos hablan de la rotación de la tierra.

El mapa de la migración de torcaces

La frontera que separa las zonas de migración y de asentamiento se halla en la línea isotérmica de 0º, al norte de la línea las aves escapan del invierno y la nieve que todo lo cubre y migran hacia regiones más acogedoras. Al sur de la línea las aves disfrutan de condiciones mucho más clementes a lo largo de toda la invernada.

La paloma es una especie de las llamadas aves migratorias parciales, tres poblaciones de torcaces se distribuyen en Europa Occidental, Grandes Migratorias llamadas transpirenaicas, Migratorias Medias las que migran a media distancia y las Sedentarias que no migran.

La zona de reproducción de las grandes migratorias se sitúa en Escandinavia, Rusia y los Países Bálticos. Las aves anilladas recogidas en Extremadura, conocida zona de invernada, han permitido encontrar las aves que anidan en Polonia, la península balcánica, Alemania e incluso Suiza e Italia.

El área de reproducción de las torcaces que migran sobre distancias más cortas concierne principalmente a Bélgica, Holanda, Alemania y Dinamarca, pero la recogida de anillas en el suroeste de Francia ha revelado que algunas aves también venían de Suecia, Polonia y países bálticos, compartiendo la zona de nidificación con las grandes migratorias.

Si sumamos las poblaciones de torcaces existentes en Europa, grandes migratorias, migratorias medias, las sedentarias de Gran Bretaña, las que anidan en Europa Occidental y Central y todas las sedentarias mediterráneas, llegaremos sin duda a una cifra superior a los 12 millones de individuos.

"Las aves poseen un reloj biológico, una especie de reloj regulado de acuerdo con un ciclo anual y un ciclo diario, este último regula multitud de aspectos de la vida cotidiana. El anual se ocupa de los periodos de reproducción, muda o de la preparación de la migración."

¿Qué quiere decir prepararse para la migración?

Es indispensable poseer un plumaje en perfecto estado para efectuar largos trayectos, también tienen que engordar, porque la reserva energética de las aves es la grasa, es el carburante necesario para el vuelo. Las aves tienen la capacidad de empezar a cambiar el plumaje y consumir gran cantidad de alimento en poco tiempo, en previsión de la migración.  

La grasa que es consumida en los largos desplazamientos por los músculos voladores es reemplazada rápidamente en las paradas intermedias que realizan durante el trayecto. Se ha comprobado una relación entre el acumuló de grasa y la envergadura de la migración. Así las aves sedentarias acumulan entre un 10 - 20 % de su peso total, las aves migradoras de cortos recorridos acumulan un 20 -30 % y las grandes migradoras acumulan 50 - 60 % de grasa de su peso total.

También tienden agruparse en grandes bandos, durante la nidificación viven en pareja, pero cuanto sienten que la migración se aproxima empiezan agruparse.

A partir de un momento dado según las horas de sol y temperaturas, empiezan a segregar unas hormonas específicas que marcan la pauta del reloj biológico. Una especie de impulso migratorio va a adueñarse de ellas y va a incitarlas a migrar.

Este es un fenómeno en las torcaces que demuestra la dificultad que tienen para emprender la migración. A menudo algunas aves vuelan con el pico abierto, muestra de lo difícil que les resulta, se encuentran en estado de hipoxia, necesitan más oxígeno para volar. Se ven biológicamente obligadas hacer el viaje.

Se considera ave diurna, seguramente poseen la capacidad de desplazarse durante la noche pero quizás necesita algo de luz y la luna llena pueda serle útil. A veces están obligadas a terminar un trayecto porque las condiciones no les permiten posarse y no les queda otra solución que terminarlo de noche. No les gusta hacerlo e intentan evitarlo, pero cuando necesitan volar de noche demuestran ser perfectamente capaces.

Suelen iniciar el viaje al amanecer y vuelan durante varias horas por la mañana, descansando y alimentándose con posterioridad, una parte de ellas vuelven a volar por la tarde.

En cuanto a sobrevolar el mar tienen tendencia a evitarlo porque nunca saben dónde pueden llevarlas los vientos contrarios. Como es un ave que necesita posarse para reposar tiene tendencia a bordear la costa y elegir zonas más boscosas.

Continuaremos explicando algunas características sobre la migración de la torcaz en nuestro siguiente artículo… ¿Te ha resultado interesante? ¡En Hunty estamos comprometidos con la divulgación del conocimiento de nuestras especies cinegéticas!

¿Quieres conocer las mejores ofertas de caza y que además se adapten exclusivamente a ti?  ¡Haz clic en este enlace y te enviamos gratis las mejores ofertas de España personalizadas! ¡Cero publicidad, solo lo que tú nos pides!