LA MUJER CAZADORA. ¡Y ENTREVISTA PERSONAL!

En el artículo hoy vamos a hablar sobre la mujer cazadora haciendo una mención especial a una mujer cazadora de la zona de Castilla-La Mancha. Nos dirigiremos hacia allí para conocer sus impresiones sobre el mundo de la caza, sus experiencias y su amor por la caza.

Antes de comenzar con esta maravillosa entrevista, vamos a hablar un poco de la mujer cazadora.

Siempre se suele pensar que el mundo de la caza es un mundo prácticamente de hombres donde las mujeres tienen un papel secundario, pero sabemos a ciencia cierta que esto no es así y que a lo largo de toda la península nos encontramos con grandes mujeres cazadoras, con verdadera pasión por este deporte y todo lo que conlleva.

Hoy, nos trasladamos hasta la provincia de Guadalajara (Castilla-La Mancha), más concretamente hasta un pueblo llamado Sacedón, para hablar con Gema, una mujer apasionada por la caza, apasionada por el campo y con muchas ganas de seguir aprendiendo día a día para así llegar a convertirse en la mejor cazadora de la zona.

Gema con un gran afán de superación, muchas ganas de aprender y con su gran virtud en la caza nos ha contado cosas muy interesantes dando fe de que la caza no es solamente un mundo de hombres y que las mujeres están igual de presentes en este deporte.

A continuación, os mostramos lo que charlamos con ella y todo lo que nos contó.

Gema, ¿cómo empezaste en el mundo de la caza?

“En el mundo de la caza llevo 3 años y empecé yendo con mi pareja a cazar, pero solamente de acompañante, ya que él también es cazador. Poco a poco fue entrándome la curiosidad y un día me dejó la escopeta y empecé a tirar a las palomas y al ver que se me daba muy bien así es como empecé”.

“Después de ese día, empecé a dedicarme a la caza menor: conejos, libres y zorzales”. Además, Gema nos cuenta que después de esos días su pareja le dijo que se sacara la licencia de armas para poder ir con él y empezó a entrenar el tiro al plato.

 

¡Atención!: no os perdáis nuestros próximos artículos ya que seguiremos con los recorridos de caza y visitaremos un Campo de Actividades Cinegéticas también en la provincia de Guadalajara.

 

¿Cómo te sientes cada vez que te dicen que la caza es un mundo de hombres?

Ante esta pregunta, Gema nos dice que “cada vez que escucha que la caza es un mundo de hombres me dan ganas de reír, porque es una frase tan hecha…” “No es un mundo que esté centrado solamente en los hombres”. De hecho, nos asegura que esta frase la ha escuchado más veces de mujeres que de hombres.

Gema nos reconoce que “al principio, cuando empiezas a cazar”, siempre te miran un poco reticente, y si es verdad que cuando te ven y sientes el amor por la caza, poco a poco van cambiando esa mirada a una mirada de admiración”.

También nos cuenta que cuando va alguna montería y si tiene a algún compañero cerca, que ha sido hombre, en alguna ocasión le han dicho: “¡que sepas que estoy ahí”; contestándole Gema que ella “estaba aquí”, diciendo que ella no necesitaba a nadie cerca para hacer bien lo que le gusta: disfrutar de la montería.

También nos cuenta de esa montería, “una montería con muy mala suerte porque no salió ninguna res”, el mismo hombre se le acercó y le dijo: “¡has cazado mejor que un hombre, no te has movido, has estado callada, atenta y ante cualquier ruido has estado alerta!”.

Gema concluye esta pregunta diciéndonos que la caza no es un mundo de hombres solamente y que aquello que le había dicho ese señor le resultó muy gracioso y concluyó diciéndole que “las uñas ya se las había pintado en casa”.

Además, nos dice que “nunca ha tenido ningún enfrentamiento con un hombre respecto a que sea mujer, ni nunca me han dicho nada despectivo”.

“Si es verdad que una ocasión me dijeron: “si lo hace una chica yo también podré hacerlo”. Y yo le dije: “venga prueba”. Le di mi arma, le tiraron 5 platos y falló todos. Cuando tiró, se giró hacia mí, me miró con respeto y me dijo: “ah pues no va a ser tan fácil”.

 

Cuéntame alguna anécdota de tu primera montería.

Ante esta pregunta Gema nos cuenta que “lo que nos has contado antes es una anécdota de montería”. Nos dice que “llevo poco tiempo en las monterías y no he tenido suerte de matar ningún guarro grande. Pero sí, contarte que le he tirado a alguno y la sensación de nervios, de adrenalina, hacen que no quieras estar en otro lado en ese momento”.

“Cuando termina una montería te quedas muy tranquila, con el subidón de adrenalina”.

A Gema le encanta salir a las monterías y nos termina diciendo que “lo mejor de las monterías es cuando terminas, te juntas con la gente, hablas, contamos nuestra experiencia y vivencia en esa montería, y te dan mil consejos que sabes que usarás. Ahí es cuando te das cuenta de que has vivido una gran montería”.

 

¿Qué tipo de caza practicas más?

Gema nos cuenta que ella practica todo tipo de caza. “Desde que he empezado practico toda. La verdad es que esto es un no parar. Empiezas antes de invierno con la media veda, en la que me encantan las palomas, luego ya con la menor con liebre, conejo y perdiz, con perros o sin ellos, con los desgastes de conejos”. Y añade que “después continua con las monterías, que por muchos que digan que pasas frío, el estar allí es un vicio que no sientes ni frio ni calor”.

También nos cuenta que “ahora estamos con la temporada del corzo, que la verdad es que una preciosidad”. “El levantarte a media noche, antes de que amanezca, ir al campo, esperar a que amanezca, ver como amanece. Una preciosidad”.

Gema nos termina diciendo que durante el corzo “das una vuelta despacio por el campo o esperas a ver si ves alguno, ¡si tienes la suerte de ver alguno claro! Y luego por la tarde vuelves, te das otra vuelta o esperas a ver si ves a alguno o no”. “La verdad es que no siempre ves alguno, pero la sensación con la que vuelves ese día de haber tenido un día espectacular no tiene precio”.

 

Para terminar, además de cazar, ¿practicas algún tipo de entrenamiento?

Gema nos cuenta que “además de cazar, tira al plato en las modalidades de recorridos de caza y en compak Sporting, donde los platos simulan distintos tipos de caza: a un conejo, a una perdiz o a una paloma”. Gema nos dice que “es ahí donde empecé realmente con las armas, donde era un mundo de hombres pero que las mujeres se están metiendo poco a poco”.

 

Finalmente, Gema nos quiere aclarar que “gracias a la caza conoces el campo, conoces el entorno, aprendes a distinguir entre una mata y otra, sabes distinguir especies autóctonas”.

“No todos los días que sales tienes la suerte de matar. De hecho, de 20 días que sales a lo mejor tienes la suerte de que matas 3 días, pero el resto, has salido con tus perros, te das una vuelta por el campo y sobre todo, disfrutas del ambiente y de la naturaleza”.

 

¡Muchas gracias, Gema por tu entrevista, ¡tus palabras y sobre todo por tu tiempo!

¡Te deseamos mucha suerte en tus próximas monterías y que sigas así!

 

¡Esperamos que os haya gustado nuestro artículo de hoy y sobre todo que hayáis disfrutado de las palabras de Gema, una auténtica cazadora!

No os perdáis nuestros próximos artículos… ¡Porque como os hemos dicho más arriba continuaremos con los recorridos de caza y las entrevistas!

 

Ruth Díaz