LA PROBLEMÁTICA DEL MAPACHE

En esta ocasión queremos hablar de una de las problemáticas actuales en nuestro país tanto a nivel social como a nivel cinegético por desplazamiento de nuestras preciadas especies endémicas.

En el año 2003, por primera vez se detectaron la presencia de mapaches en la Comunidad de Madrid. Desde entonces, según datos de la Consejería de Medio Ambiente, se han capturado en la región 814 ejemplares de estos animales "exóticos y peligrosos". Y parece que el fenómeno va 'in crescendo': Solo en 2018 se apresaron 107 ejemplares. Ahora, los agricultores de la zona de la Vega del Jarama denuncian, a través del sindicato UPA Madrid (Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de Madrid), que hay una plaga de estos animales que están provocando pérdidas materiales y, sobre todo, económicas en sus tierras.

Actualmente en el 2021, el mapache o científicamente conocido como Procyon lotor se encuentra extendido por toda España y supone una grave amenaza tanto para nuestra biodiversidad como para nuestra salud. Tras su introducción en Europa a principios del siglo XX, inicialmente como especie peletera y posteriormente como mascota, llegó al medio natural a partir de escapes desde granjas y, sobre todo, tras sueltas intencionadas de propietarios incapaces de mantenerlos en su domicilio por su carácter agresivo.

Sin duda pese a ser incluido en el Catálogo de Especies Exóticas e Invasoras, las poblaciones de mapache están fuera de control poniendo en peligro la biodiversidad y a especies autóctonas como el conejo o la perdiz roja. Además puede afectar notablemente a nuestra salud, ya que puede transmitir enfermedades como la rabia y la baylisascaris, provocada por un peligroso parásito.

Principal problema sanitario

Este es el principal problema para los humanos ya que las larvas que transmite pueden atacar nuestro sistema nervioso. Específicamente, la baylisascaris es una enfermedad originaria de América, donde más del 65% de los mapaches tienen este parásito, mientras que en Europa se considera emergente, vinculada a la rápida expansión de la especie en las últimas décadas. Las hembras del parásito ponen huevos que son expulsados con las heces del mapache, y las personas pueden contagiarse tras ingerir agua o alimentos contaminados y existe un riesgo mayor en niños que juegan en zonas de parques con arena en entornos donde los mapaches ya tienen presencia.

Estos huevos eclosionan en el aparato digestivo y las larvas migran hacia el sistema nervioso central o hacia los ojos, pudiendo causar lesiones graves e incluso la muerte. El tratamiento es complejo y su presencia da lugar a secuelas durante el resto de la vida asociadas a las lesiones provocadas por las larvas en el encéfalo. Además a ella debe de sumarse el virus del Nilo Occidental (cuya infección afecta a humanos, aves y equinos), así como enfermedades bacterianas. Por estas razones hemos de estar atentos al avance de la especie en los próximos años.

Una vez más la caza y conservación de los espacios naturales y de la salud humana, va vinculada a la caza. En este caso los cazadores deberían jugarán un papel muy destacado para su vigilancia y control realizando de nuevo una importante labor como centinelas para la conservación del medio natural.

¿Cómo distinguirlo?

Las principales características para distinguirlo son que tienen un tamaño mediano y puede llegar a medir entre 40 cm y 55 cm de alto. Es un poco mayor y más grueso que un gato, de pelo medianamente largo y de color gris plateado, el pelo de las extremidades casi blanco, cola larga y anillada (gris plateado con blanco o casi blanco) y una característica mancha de pelo negro que va desde cada mejilla a cada ojo, lo que lo hace muy reconocible, pues parece como si llevara un antifaz.

Peligrosidad

Son animales con gran voracidad y agresividad es capaz de desplazar, consumir y, en algunos casos, comprometer la conservación de numerosos grupos taxonómicos o especies.  A pesar de ser omnívoro, se le considera un potencial cazador de pequeños y medianos mamíferos y aves y depredador de nidos, por lo que tiene un importante impacto sobre muchas especies, entre las que se incluyen las especies cinegéticas.

La realidad de los mapaches, además, dista mucho de la imagen romántica que a menudo se tiene de ellos. Lejos de la idílica estampa cinematográfica infantil que se ha divulgado sobre este mamífero carnívoro, los mapaches no son tiernas mascotas, sino animales salvajes que por sus hábitos nocturnos, su actividad y agresividad, estos son muy poco apropiados para convivir con el hombre.

Sin embargo, aunque compite con los carnívoros europeos y depreda presas autóctonas, todavía no se ha medido el impacto del mapache en las especies nativas. Es urgente cuantificar el impacto del mapache sobre la fauna y los ecosistemas europeos y tomar medidas y soluciones cuanto antes…

Métodos de reducción en el número de ejemplares

El método habitual para capturarlos es la jaula trampa, un dispositivo muy aparatoso en el que se suelen colocar cebos. Para atraerlos se utilizan los alimentos que más le gustan, como mantequilla de cacahuete, huevos de gallina o nubes de azúcar. En invierno también se recurre a sardinas en aceite vegetal, que produce más olor que la mantequilla de cacahuete. La idea es que, al meter la mano para coger el alimento, esta queda atrapada.

Pese a los sucesivos intentos por ejemplo de la Comunidad de Madrid, capturando 814 mapaches desde 2007, su población no para de crecer y supone un problema más que importante, por eso desde Hunty plantemos la siguiente cuestión a las entidades gestoras del medio… ¿Es posible valorar un control del mapache mediante la caza?

¡Hasta aquí nuestro intenso artículo de hoy, en Hunty estamos comprometidos con la divulgación del conocimiento de nuestras especies cinegéticas pero también de las especies y elementos que las comprometen! La caza y la conservación una vez más de la mano…

 

¿Quieres conocer las mejores ofertas de caza y que además se adapten exclusivamente a ti?  ¡Haz clic en este enlace y te enviamos gratis las mejores ofertas de España personalizadas! ¡Cero publicidad, solo lo que tú nos pides!