REBECOS DE PRIMAVERA, ¿CÓMO VALORO MI TROFEO?

La primavera es sin duda un tiempo de esplendor, comenzando en abril con los recechos de corzo, ahora comienza también uno de los grandes retos de nuestras montañas, la caza de rebecos en rececho durante la primavera.

Una caza de montaña apasionante que requiere un cierto nivel de forma física, además se debe llevar consigo un equipo adecuado para la caza en montaña o caza de altura de donde tendrá lugar. Por lo general su temporada cinegética normalmente es en otoño y en invierno, pero en algunas zonas se dan permiso para la primavera.

Una valoración escasa o no valoración del esfuerzo que vamos a desarrollar o una escasa preparación física, supone que, una vez en la montaña y tras unos esfuerzos iniciales máximos ya que los primeros repechos suelen ser los más acentuados, para los que no estén habituados principalmente por no dosificar bien ese tipo de esfuerzos, se suele producir el mal de altura comúnmente llamado, dando lugar en casos extremos a mareos, vómitos, cansancio etc...

Sin duda estos primeros pasos suelen resultar los más duros y dependiendo de la climatología del año, el calor en las horas principales empieza a dejarse notar ligeramente.

A la hora de recechar, conocer sobre el mapa previamente el terreno o incluso en algún paseo previo por el cazadero, supondrá una idea aproximada del mismo y seguramente así localizaremos las mejores vías de acceso para las jornadas de caza, así como el control de los mejores puntos de avistamiento o puntos desde donde será posible efectuar los mejores lances. Además, algo vital para esta caza, es que localizaremos las zonas más resguardadas y las zonas donde el viento nos expone más ante una posible huida de los animales al descubrirnos.

Sin duda no debemos de olvidar que la caza en montaña sigue el patrón de silencio, soledad y esfuerzo, y además no debemos de olvidar que la paciencia y la localización constante mediante óptica será vital para localizar a los rebecos en las praderas o riscos alpinos.

Por tanto, el conocimiento exacto del terreno, cuando se rececha en la montaña, es vital para el cazador así que, si no asumimos esto, todo logro en nuestra salida puede ser más cuestión de la casualidad y por tanto tenemos que centrarnos en el estudio de las auténticas querencias de los animales y de sus horas de estancia en esos mismos sitios.

Algo muy importante para nosotros y que en muchas ocasiones nos surgen dudas una vez abatida la pieza o ya en casa es… ¿Cómo valoro mi trofeo correctamente?

Aquí os enumeramos y explicamos las principales instrucciones para tomar las medidas adecuadas:

1. LONGITUD DE LOS CUERNOS.

Medida desde la base de la funda, siguiendo la curvatura anterior, hasta la punta del gancho. Si un cuerno está despuntado, se mide únicamente la longitud real.

 

2. ALTURA DE LOS CUERNOS.

Medida desde la sutura del cráneo, entre ambos cuernos, hasta el punto más alto de la curvatura de los ganchos. Este punto se determina con una regla situada en lo más alto de la curvatura.

En los trofeos naturalizados se añadirán 5 mm a esta medida, para compensar el espesor de la piel.

 

3. PERÍMETRO DEL CUERNO MÁS GRUESO.

Medido en la sección más gruesa, incluida la resina.

 

4. SEPARACIÓN ENTRE LOS CUERNOS.

Distancia máxima medida desde el centro de los cuernos, tomada en el punto más alto de la curvatura.

Para los cuernos cuya separación sea anormal, no se estimará una medida superior a la de la altura.

 

5. PUNTUACIÓN POR EDAD DEL ANIMAL

Se puntuará a partir de los 6 años cumplidos del animal:

Desde los 6 a 10 años cumplidos: 1 punto

Desde los 11 a 12 años cumplidos: 2 puntos

Desde los 13 o más años cumplidos: 3 puntos

Los dos primeros años, normalmente, no se distinguen bien o cuesta mucho diferenciarlos.

 

6. PENALIZACIÓN POR CAPA DE RESINA.

Se deducirá del valor total obtenido al multiplicar por cuatro la medida de la circunferencia máxima, incluida resina, el valor obtenido al multiplicar por cuatro un ancho comparable que no tenga resina. La penalización será el resto disminuido en un punto. La penalización no podrá exceder de 5 puntos.

 

Una vez valoradas y medidas todas las partes para calcular su puntuación, se establece el siguiente baremo de puntos para que un rebeco cantábrico o sarrio sea medallable y la puntuación es la siguiente:

 

 

Esperamos que os hayan servido todas estas pautas y que los recechos de esta nueva temporada sean más que fructíferos. Por último, desearos ¡Muchísima suerte!

 

Alejandro López