TIEMPO DE DESMOGUE… ¿REALMENTE ESTÁ PERMITIDO COGER LAS CUERNAS?

Con la entrada de la primavera y si las condiciones climatológicas lo permiten, los ciervos y gamos de la región comienzan a desprenderse de sus cornamentas, para dar lugar al nacimiento de otras nuevas. Estas mudanzas, también conocidas como desmogues, irán dejando cuernas ya maduras a lo largo y ancho de nuestro entorno natural hasta los meses de julio y agosto.

Los trofeos de aquellas piezas de caza mayor que se encuentren en un determinado coto, bien sea por muerte natural o como consecuencia de una acción de caza en la que no se ha podido identificar al cazador que hirió al animal, son propiedad del titular del aprovechamiento cinegético.

La multa por colectar astas de ciervo sin permiso fluctúa de 501 a 6.000 euros. La nueva concesión legal llega en un momento de bonanza para este mercado. El principal país importador, China, ha incrementado su demanda, y actualmente, el kilo de asta de ciervo puede alcanzar en el mercado un precio de 30 euros. En España existen empresas que firman acuerdos con los titulares de las fincas para vender estas piezas por la vía legal, facturando y pagando impuestos al Estado.

Respondemos más concretamente a la pregunta de si realmente puedo coger una cuerna de ciervo o un trofeo de caza que me encuentre en el campo…

Para comenzar, la respuesta es no. El derecho a recoger las cuernas de los ciervos o de otros trofeos de caza corresponde en exclusiva al titular del aprovechamiento en el que se hallen. Mucho cuidado con ello, pues han sido varias las denuncias que se han cursado por la apropiación indebida o hurto de desmogues o trofeos de caza y por la posterior venta irregular de los mismos.

De hecho, incluso algunas personas han sido imputadas por pertenencia a banda criminal organizada por la exportación de desmogues a países asiáticos. 

Se trata recientemente de una práctica común y habitual entre los furtivos…

En los últimos años se ha generado toda una industria alrededor de las cuernas que ha supuesto que en muchas fincas se esté vigilando a los furtivos de desmogues y se realicen controles en las carreteras por medio del Seprona. A la Guardia Civil le resulta difícil detenerlos, a menos que sean prendidos en los caminos, ya que terrenos de miles de hectáreas, con montes y barrancos, pone muchas trabas a la vigilancia.

Es por ello por lo que los afectados piden más reformas, ya que consideran que «no es suficiente con la sanción grave», y que hay una «legislación laxa» comenta Luis Fernando Villanueva, presidente de Aproca. Sería conveniente que cada cargamento fuera con un documento de procedencia, que indicase el coto y el número de finca, «como el que vende una casa y presenta el IBI», afirma Raúl Sánchez, empresario de este sector comercial. Además piden más investigación para llegar hasta los compradores que adquieren las cornamentas en el mercado negro.

Igualmente, existe una demanda por parte de la industria artesana para la manufacturación de mangos de cuchillo, lámparas, sillas, mesas o botones de chaquetas, por lo que se llega a pagar una media de 12 euros el kilogramo de material, IVA incluido. La mayoría de los propietarios ceden estos beneficios a los guardas de las fincas: es una manera de incentivar su trabajo, ya de por sí bastante duro.

La búsqueda, conteo y análisis de esas cuernas es la clave para saber si esa gestión que tan celosamente cada propietario de coto protege para sí ha dado los resultados esperados. Para ello, el primer paso es que la guardería, el gestor o los propietarios recorran minuciosamente el campo para hallarlas.

Las más fáciles de encontrar son las que se encuentran en las siembras, barbechos o laterales de los caminos; una vez barridos estos enclaves nos tendremos que introducir en el monte para continuar su búsqueda. Si éste tiene claros suficientes, peinaremos las zonas más querenciosas sobre un vehículo todoterreno. En las zonas más espesas de jaras o romeros, habrá que intentar hallarlas a pie o a caballo. Es un método mucho más cómodo que nos ofrece un ángulo de visión superior, por lo que podremos localizar mucho mejor los desmogues por las trochas del monte.

Tras todo este revuelo de legalidad, los desmogues... ¿Quién y para qué los utilizan?

De forma general lo adquieren compradores particulares, de los cuales algunos han sido localizados en diferentes puntos de nuestra geografía, para pasar a los puertos y aterrizar final y generalmente en China, donde son manipuladas para fabricar elementos de decoración, productos tradicionales de salud e infinidad de productos afrodisíacos. También son manipulados para fabricar elementos de decoración o productos tradicionales.

¿Te ha resultado interesante? ¡En Hunty estamos comprometidos con ciencia y la caza además de la correcta gestión y conservación del medio natural y sus especies!

¿Quieres conocer las mejores ofertas de caza y que además se adapten exclusivamente a ti?  ¡Haz clic en este enlace y te enviamos gratis las mejores ofertas de España personalizadas! ¡Cero publicidad, solo lo que tú nos pides!