Recibe ofertas de caza personalizadas

¡CONSEJOS PARA LA PRÓXIMA MEDIA VEDA!

Comparte la publicación:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

¡No queda nada para la media veda! Parece que se tratará de un verano, en la que las altas temperaturas condicionarán nuestras salidas tras tórtolas, codornices y torcaces, pero sin duda tendremos una excelente oportunidad para disfrutar de unas jornadas de caza inolvidables. Para ello, conviene tener en cuenta algunos factores importantes.

Sin duda la pasión por la caza menor  a la pluma se desata con la media veda pero debemos de seguir varias pautas o consejos para disfrutarla al cien por cien. El principal factor que no debemos subestimar son las exigentes condiciones meteorológicas propias de estas fechas.

Para la mayoría de cazadores será la primera toma de contacto con la caza desde hace meses por lo que conviene aprovecharla bien para llegar en forma a la general. Tras estos meses de parón cinegético para muchos, es normal que al principio nos encontremos poco entrenados y cometamos más fallos de los deseados.

Por eso a continuación veremos algunas claves para afrontar estas salidas con las mejores garantías tanto de éxito como de seguridad. Esperamos que sea de ayuda.

Conocer el coto o cazadero de media veda

Lo ideal es contar con un conocimiento profundo del cazadero, para ello es ideal haber visitado el coto en primavera, conocer la distribución agrícola de esa temporada, observar los movimientos codorniceros durante la siega y comprobar en los espacios forestales el éxito reproductor de palomas y tórtolas.

Los cotos para la media veda normalmente suelen ser puros de codorniz o palomas en exclusiva o mixtos. En función de esta especialidad hay que comprobar previamente las querencias de las especies a cazar.

En los cotos de codorniz, aunque la crianza se ha resuelto en las cebadas, las codornices pasan a los trigos, de siega posterior, a los maíces y girasoles y a los perdidos especialmente los nutridos de mostaza, esa planta amarilla que crece donde no vierten herbicidas y da cobertura suficiente en agosto y setiembre.

Unos días antes de que se inicie la media veda, el paseo al crepúsculo, incluso con el perro atraillado, permite comprobar en qué linderas, parcelas o masa vegetal están refugiadas las codornices que quedaron en el lugar.

En los cotos palomeros hay que observar los movimientos de torcaces y tórtolas al alba y a media tarde. Las palomas se mueven al alba desde el dormidero y, en la tarde, desde la zona de sesteo hacia los comederos: girasol, legumbres o trigos. Dependiendo de que la caza de palomas se haga desde puesto fijo o al salto el cazador preparará su estrategia atendiendo a lo observado en esas visitas previas, que debe realizar en horario coincidente con el que después será de caza.

Precauciones básicas para esta modalidad de caza

Hay una serie de factores que conviene tener en cuenta para evitar riesgos innecesarios durante nuestras salidas veraniegas:

1º.- Hidratación. El calor combinado con una hidratación deficiente puede hacernos pasar una jornada realmente peligrosa. Llevemos siempre agua encima y bebamos cada poco rato, sin esperar a sentir sed.

Además es recomendable refrescarnos el cuello y la base de la nuca

Por supuesto, ayuda llevar sombrero para evitar el sol directo en la cabeza y ropa fresca adecuada a las condiciones de la jornada.

Por último tengamos presente que con nuestros perros debemos de ser el doble de rigurosos en estas recomendaciones ya que desarrollan un enorme trabajo de esfuerzo en condiciones nada propicias para ellos. Recordemos que van muy cerca del suelo (absorbiendo más calor), sus patas sufren con el terreno duro y abrasador y además reciben gran cantidad de polvo en suspensión mientras rastrean.

Por ello es conveniente acercarnos a zonas donde conozcamos la existencia de sistemas de riego, fuentes o abrevaderos donde dejarlos descansar y refrescarse varias veces durante la jornada. Así notaremos como rinden más, cazan mejor y sobre todo están más seguros. De no haber zonas así cerca de nuestros cazaderos, debemos llevar varias garrafas de agua en el coche y darles de beber así como mojarles la cabeza y el tronco cuando lo necesiten.

2º.- Ojo con los golpes de calor. Muchas veces infravalorado, nos encontramos con el primer factor de riesgo. Es algo realmente peligroso que todos los veranos acecha a cazadores poco prevenidos y que incluso acaba con la vida de algunos perros si no actuamos con precaución.

Es conveniente parar de cazar cuando el calor comienza a apretar de verdad, llevar agua en abundancia, descansar cada cierto tiempo a la sombra y refrescar a nuestro perro varias veces etc

3º.- Precaución con insectos y víboras. Un enjambre de avispas, una víbora o algún otro reptil venenoso puede amargarnos la jornada. Nunca está de más tomar ciertas precauciones como puede ser llevar llevar unas polainas resistentes y dar siempre un vistazo a los sitios en los que nos sentamos a la sombra pues podemos llevarnos alguna sorpresa desagradable.

Perros para la media veda

Sin duda se pueden cazar con gran variedad de razas pero en su ejercicio más purista y clásico es imprescindible contar con un buen perro de muestra. La muestra es una facultad innata en los perros, pero que ha sido potenciada al máximo en algunas razas. Por innata, el perro no la puede aprender, la tiene o no la tiene. Pero se puede potenciar con las piezas de caza.

Las razas de perro más adecuadas para esta modalidad de caza, son las siguientes:

  • Perdiguero de Burgos: un auténtico especialista en la caza de la codorniz. Su rendimiento es espectacular los días de calor. Destacan además su resistencia y sobriedad.
  • Podencos: los más adecuados gracias a su demostrada resistencia al calor y su rapidez.
  • Pointer: gracias a su velocidad pueden batir mucho terreno.
  • Setter: su manto protector le permite buscar las piezas en los lugares más difíciles. Realiza una búsqueda rápida y un laceo amplio. Debemos tener cuidado los días de excesivo calor.
  • Bracos: tanto el alemán como el de Weimar. El primero destaca por su enorme capacidad de resistencia y su capacidad para encontrar codornices allá donde otros perros no se atreven ni a entrar; además su cobro es excelente. El de Weimar por su parte tiene la gran ventaja de que mantiene una completa capacidad olfativa a lo largo de toda la jornada, al tiempo que soporta el calor relativamente bien

El botiquín del perro

A continuación recogemos algunos elementos indispensables que debe contener el botiquín para garantizar la seguridad de su compañero de caza:

  • Corticoide-antihistamínico: Será lo primero que necesite si su perro sufre un shock agudo, picaduras de insectos o serpientes, o entra en contacto con gusanos de procesonaria. Un ejemplo muy conocido es el Urbasón.
  • Vendas y compresas: En el caso de hemorragias leves comprimiremos con ellas la zona dañada.
  • Antiséptico: Para desinfectar pequeñas heridas, el más conocido es Betadine, resulta conveniente añadir también una pomada antibiótica.
  • Vomitivo: Venenos, raticidas, herbicidas…cualquier tóxico debe ser expulsado cuanto antes, para ello lo mejor es no pasar más de una hora tras su ingesta. Para ello puede darle agua oxigenada en proporción de un mililitro por cada kilo de peso.
  • Otros: Pinzas de extracción, algón, gasas, tijeras etc.

Claves de tiro

Después de varios meses sin salir de caza es normal que al principio nos encontremos desentrenados, y por ello cometamos más errores de lo habitual. Evidentemente lo ideal es que durante los meses de veda no guardemos la escopeta y acudamos al campo de tiro a entrenar. Es recomendable hacerlo al menos una semana antes del primer día de caza para coger confianza.

Las especies que se cazan en la media veda requieren formas de tirar muy específicas y distintas unas de otras por ello debemos reflexionar antes de salir al campo sobre que precauciones debemos tomar para reducir el número de fallos al mínimo.

  • El tiro a la torcaz: Sin duda la paloma torcaz encierra diversas dificultades en su tiro pero si hay que destacar la más importante ésta es sin duda la de aplicar grandes adelantos ya que es un animal que por su tamaño, velocidad de vuelo y altura a la que pasa por encima de los puestos, si no aplicamos suficiente adelanto será muy complicado abatirlas. Las palomas debido a su gran tamaño suelen confundirnos a la hora de aplicar el adelanto.
  • El tiro a la tórtola: Muchos cazadores consideran el tiro a la tórtola como uno de los más difíciles y no es para menos pues estas aves realizan muchas variaciones en su dirección de vuelo lo que obliga al cazador a realizar un swing más bien corto y con adelantos medios que elevan la dificultad del disparo.
  • El tiro a la codorniz: En realidad no es un tiro complicado si tenemos en cuenta dos aspectos técnicos en nuestra forma de tirar como son: Apretar bien la cara en la culata y no precipitar nuestros tiros. La codorniz salvaje al levantar el vuelo suele zigzaguear en los primeros metros de vuelo en el aire, por lo que es aconsejable no precipitarse y tirar algo más lejos pero con una buena trayectoria.

Claves para tener éxito

A continuación exponemos algunos consejos que pueden ayudarnos a mejorar nuestros resultados:

Constancia en nuestras salidas: Debemos ser organizados y constantes en nuestras salidas, si tenemos varios perros lo ideal sería cazar con uno por la mañana y con otro por la tarde. Teniendo cuidado de rotarlos para que den el máximo en cada salida.

Si hace calor es aconsejable buscar los primeros días los pájaros en lugares frescos, allí donde nosotros estamos cómodos y corre un poco de brisa. Sombras en el monte o cerca de los arroyos serán zonas calientes con estas condiciones.

El buen codornicero es observador de la temperatura del lugar, del estado de las cosechas y de sus tiempos. Debe fijarse en la entrada de pájaros en primavera para saber dónde, según sus notas de varios años, se debe buscar e incidir con los perros.

Conocer el cazadero lleva su tiempo pero las horas que invirtamos en ello tarde o temprano darán el fruto deseado.

Si tenemos pensado cazar más de un fin de semana, debemos tener prudencia en la forma de cazar pues la paja hace estragos en los ojos, orejas, almohadillas y patas de nuestros perros.

Seguridad en los disparos: No vale la pena el riesgo de un plomeo no deseado, resulta muy ventajoso haber enseñado a nuestro perro la inmovilidad, aunque sea apoyada por nuestra voz, cuando la avecilla inicia su vuelo.

Swing largo para torcaces y codornices. Swing corto para tórtolas: El tipo de swing de tiro se aplica dependiendo de dos circunstancias, el tipo de vuelo y el tiempo de que disponemos para realizar nuestros disparos.

¡Deseamos todo el equipo de HUNTY que tengáis unas inolvidables jornadas de caza!

Encuentra tu jornada de caza con nuestro buscador avanzado

¿Quieres recibir ofertas de caza personalizadas?