Recibe ofertas de caza personalizadas

La Lumbre-M.J. “Polvorilla”

Comparte la publicación:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

Existe una compañera de presencia siempre llamativa y cuyo brillar, alerta las miradas y requiere de atenciones. En las frías mañanas de invierno -¡ay, cómo se echa de menos el frío y las escarchas…!- hay un olor único, dulzón y agradable, siempre grato, que transmite paz y sosiego. Hablo de la lumbre, la hoguera, la candela, la yesca o fogata.

Para un servidor, que pocas veces acude como montero, lo bonito de montear es la lumbre. Sus destellos. Sus aromas tostados de romeros y la humareda de monte viejo.

La lumbre se inicia con una aulaga seca que prende como si fuera gasolina. Luego un manojo de jaras, otro de restos de piornos… Y unos buenos garrapatones de brezo que tomen temperatura.

Que haga humo de primeras para ver los caprichos del relente. Buen acopio de leña seca para que no humee después. Y la lumbre dará la compañía que las soledades del campo requieren.

Distrae, atrae y calienta. Cobija, nos hace pensar y, ante todo, hace que la tertulia se cree en torno a ella. La lumbre agota los nervios y da calma al entorno, como la nieve. No entorpece nuestro puesto, ni la querencia de las reses, pero distrae con su presencia, porque la mirada del fuego te cautiva. A su aureola vienen conversaciones y tratos. Las primeras monterías fueron cuajadas al amparo de una candela. Los amores más furtivos, los más deseados, los más ocultos y sinceros, también.

La lumbre abarca sentidos y atenciones. Y huele a leña recién cortada. A su presencia todos acuden. Será una forma más que tiene Dios de estar en la naturaleza.

Bendita caza, bendito mundo. Bendita lumbre.

M.J. “Polvorilla”

Encuentra tu jornada de caza con nuestro buscador avanzado

¿Quieres recibir ofertas de caza personalizadas?