¡Ahorra cazando con Hunty! Te devolvemos el 50% (Hasta 100€) del importe de tu reserva para gastar en tu próxima jornada de caza. Ver detalles

¿Por qué utilizar prismáticos?

Comparte la publicación:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

Hoy en HUNTY queremos demostrar la gran utilidad de los prismáticos en la actividad cinegética. En primer lugar, debemos de conocer sus principales características. De forma general podemos hablar de dos características principales que definen las prestaciones de unos prismáticos.

Intentar prescindir de los prismáticos es como intentar prescindir del visor, cuando te haces a ellos si te los olvidas te falta algo. Sin entrar en especificaciones técnicas que aburrirán y distraerán nuestra atención principal y, dado que esa es la labor del especialista en óptica que nos vende los prismáticos, vamos a centrarnos en cuales se adaptan mejor a nuestras necesidades y en consejos de uso práctico sobre el terreno. Vamos a tratar de describir cuáles son las utilidades más importantes del prismático para cada modalidad de caza mayor, así como cuáles son los más recomendables.

Caza en rececho…

En primer lugar, el fundamental, el rececho y la esencialidad de unos prismáticos de calidad… No hace falta decir que un rececho sin prismáticos no es un rececho, ya que además de dificultar y mucho la labor de localización del animal, una vez localizado es más difícil su evaluación. Con los prismáticos no sólo podemos otear y localizar las piezas, sino que además son fundamentales para ver la orografía del terreno, zonas de paso, veredas o sendas que toma la caza y las cuales debemos seguir para llegar a las zonas donde realizaremos el rececho. Debemos tener en cuenta que con los prismáticos nos ahorraremos muchas caminatas, ya que hay zonas que podremos inspeccionar sin la necesidad de acercarnos a ellas.

A la hora de efectuar el disparo,si no disponemos de un buen apoyo los prismáticos podrán ejercer esa función, ya que podemos colocarlos en posición vertical apoyándolos en el suelo sobre los objetivos y colocando el pasamanos del rifle en la zona de ajuste y enfoque. Los oculares nos ayudarán a mantener el rifle en una posición óptima de disparo y obviamente sería recomendable colocar los prismáticos envueltos en una prenda, como por ejemplo un forro polar, para proteger no sólo a estos sino también a nuestro rifle.

Caza de espera nocturna…

En efecto, en esperas nocturnas con escasa luminosidad el prismático amplificará la luz residual permitiéndonos ver mejor y más lejos que a simple vista. Además, en las zonas “oscuras” nos sería imposible detectar la presencia de la presa y con los prismáticos podemos localizar la silueta con muchas más garantías. Quien haya realizado esperas nocturnas sin prismáticos sabe de lo que hablamos: por la noche a simple vista nos asaltan las dudas, ya que las sombras hacen que parezca que estemos rodeados de cochinos dispuestos a entrar al comedero o a la baña.

Un prismático específico para condiciones de luz pobres nos será de gran ayuda y nos simplificara la labor de estar constantemente concentrados en el entorno, ya que podremos realizar inspecciones visuales periódicas, localizando así cualquier cambio sufrido en la zona de aguardo y ver si el animal que esperamos se aproxima a la zona de la espera.

Caza en montería…

Los prismáticos en montería nos permitirán localizar a otros compañeros monteros, que a simple vista no nos habíamos fijado que estaban en una zona continua o enfrente de nosotros. Por lo tanto, nuestra recomendación es que una vez llegamos al puesto y hayamos preparado nuestro equipo, realizar una inspección visual minuciosa de toda la zona que tenemos visible desde nuestro puesto. Esto también nos ayudará a detectar zonas querenciosas por las reses para emprender la huida: basta con localizar una primera res, que tranquila trata de abandonar la mancha, para detectar así las zonas más querenciosas dentro de nuestro alcance visual. Eso nos dará una clara ventaja a la hora de planificar las zonas de tiro y la seguridad en las mismas. Además, podremos seguir, en muchos casos, el curso de la montería si vemos el lugar de la suelta y por dónde discurren las rehalas, viendo de antemano la caza antes de que entre a los puestos lo cual también nos dará una estimación de la calidad de la misma.

Con los prismáticos también podremos disfrutar de los lances de puestos vecinos ya que podremos verlos con todo lujo de detalle. Queremos hacer hincapié en una mala costumbre de ciertos monteros inexpertos que para todas estas situaciones utilizan el propio visor, poniendo en peligro la seguridad de personas y perros. Nunca se debe usar el visor para inspeccionar el terreno y localizar a otros compañeros de montería, nunca, aun cuando el rifle esté descargado.

También debemos recordar que el prismático tiene una gran ventaja sobre el visor. Mientras éste último tiene visión monocular que no nos permite tener sentido de profundidad, el prismático tiene visión binocular (estereoscópica), lo cual nos aporta sentido de amplitud y profundidad.

Además de esto, resulta fundamental utilizar los prismáticos correctamente…

Dado que la visión no es la misma en un ojo que en otro, los prismáticos llevan un ocular con ajuste dióptrico para poder igualar la visión en ambos ojos. Entre los 2 oculares se encuentra la rueda de enfoque y ajuste, entonces ¿Cómo proceder a ajustar los prismáticos a nuestra visión?

En primer lugar buscaremos un punto lejano y, cerrando el ojo del ocular que dispone de ajuste dióptrico, moveremos la rueda central de enfoque hasta que veamos bien la imagen. Una vez veamos bien la imagen (nítida y sin aberraciones) cerraremos el ojo que teníamos abierto y abriremos el ojo que está en el ocular con regulación dióptrica. Sin tocar la rueda de enfoque ajustaremos el regulador de dioptrías hasta que veamos correctamente la misma imagen observada en el proceso anterior. En ese momento, los prismáticos están ajustados para nuestra visión y ya sólo tenemos que regular el enfoque en las diferentes distancias que observemos con la rueda central de enfoque.

Se trata de un proceso sencillo pero que requiere de cierta tranquilidad por parte del usuario para realizarlo correctamente y asegurarnos así el punto óptimo de regulación que permita sacar todo el partido a nuestros prismáticos.

Por último un detalle que el equipo HUNTY siempre quiere destacar y que marcará indudablemente una jornada cinegética es la limpieza y el mantenimiento habitual, sin esto dañaremos constantemente nuestras ópticas y además pueden jugarnos una mala pasada.

Los prismáticos deben llevarse siempre con las ópticas perfectamente limpias, por lo tanto es importantísimo el proceso de limpieza de las mismas en el campo. Para ello seguiremos estos pasos:

– Poner la óptica paralela al suelo para que las partículas sólidas no adheridas puedan caer libremente.

– Soplar con violencia sobre la óptica a limpiar. Con esto conseguimos que parte de las partículas adheridas, como el polvo, se despeguen y desaparezcan en su mayoría.

– Humedecer la óptica utilizando nuestro vaho o un chorro de abundante agua.

– Por último, utilizando un paño especial para óptica dieléctrico o en su defecto una prenda de algodón, limpiaremos a fondo la óptica.

Es muy importante no utilizar nunca pañuelos de papel o demás tejidos sintéticos con base de poliéster o celulosa, ya que son abrasivos con los tratamientos superficiales de las lentes. 

¡Hasta aquí nuestras pautas y consejos y nuestro interesante artículo de hoy! ¡Esperamos y deseamos que os resulte un artículo de gran utilidad!

¿Te gustaría conocer las mejores ofertas para la media veda en España y que además se adapten exclusivamente a ti?  ¡Haz clic en este enlace y te enviamos gratis las mejores ofertas totalmente personalizadas! ¡Cero publicidad, solo lo que tú nos pides!

Encuentra tu jornada de caza con nuestro buscador avanzado

Añade Hunty a tu iphone

Añade Hunty a tu dispositivo

Regístrate para recibir ofertas de caza personalizadas